Cuando decidas ir a EEUU a estudiar recuerda que cada país tiene un sistema educativo distinto y que será necesario que te tomes tu tiempo a la hora de adaptarte a los sistemas de calificaciones y exámenes. Éstas son sólo algunas de las  diferencias académicas con las que te podrás encontrar.

La adaptación a los cambios puede llegar a ser un proceso confuso e inquietante pero no es un imposible.

Con frecuencia los trabajos que se te den serán calificados con el sistema universal de letras A, B, C, etc., pero la mayoría de las instituciones expresarán sus notas como un promedio acumulativo de calificaciones y por un número determinado de créditos.

Además las instituciones estadounidenses utilizan el “GPA” o “Grade Point Average” que va del 0,0 al 4,0 siendo el 0,0 una F o un suspenso y el 4’0 una A o un excelente.

En muchos países, antes de entrar en la universidad, ya tienes que haber decidido lo que quieres estudiar. Esto suele ser en un solo área, como la literatura, la historia o la biología por dar algún ejemplo. Lo bueno del sistema estadounidense es que no es necesario que tomes dicha decisión antes de comenzar tu carrera.

Para que lo entiendas: durante el curso, podrás escoger un “major”, que es un tema principal de estudio. Un ejemplo sería si escogieras  un  “Major in Liberal Arts” que engloba varias áreas de estudio como literatura, idiomas, historia del arte, historia de la música, filosofía, historia, matemáticas, psicología y ciencias. Aparte, escogerías cursos electivos.

Podría, por ejemplo,  hacer un “major” en “Business” y hacer “minors” en danza y/o bioquímica.

Esto no sólo  te permite explorar diferentes campos de estudio sino que también te ofrece la posibilidad de pensar en lo que quieres estudiar antes de comprometerte a largo plazo en un solo tema.

Además, esta flexibilidad te permitirá obtener una experiencia académica más completa.

Aunque tengas decidida la carrera que quieres estudiar, es muy recomendable que aproveches esta oportunidad ya que siempre va bien seleccionar diferentes asignaturas para diferenciarte de los demás estudiantes.

Deberás también estar dispuesto a hacer proyectos, pruebas parciales y exámenes finales

Los parciales son pruebas que se hacen a lo largo del semestre y a veces pueden durar algunas semanas. Esto a veces podrá ser agotador, pero al final sólo beneficiará tus notas finales.

En ocasiones podrás tener la sensación de estar quedándote atrás pero algunos profesores te  ofrecerán maneras alternativas para ganarte créditos adicionales. También podrán darte trabajos adicionales para mejorar tu expediente académico o incluso la posibilidad de hacer alguna clase extra. Esto puede parecer una carga de trabajo adicional pero recuerda que el sistema educativo estadounidense está diseñado para que le saquéis el mayor provecho posible.

Inicialmente, la adaptación a este sistema académico puede parecerte difícil pero una vez llegas a conocerlo te darás cuenta de que estás en un entorno que te permitirá  llegar a tu meta.